martes, 27 de junio de 2017

GRANDES COURSES

Otra vez de vuelta por los Alpes, pero esta vez acompañado del escurridizo Jorge...y es que mucho nos cuesta cuadrar agendas al cacereño y a mi, supongo que será porque ambas echan humo...
Pues en Chamonix me presenté yo solo aprovechando que Jorge estaba por allí y además tenía casa para pasar el verano. La meteo que días atrás pintaba buena para justo cuando yo llegase se iba a hacer rogar un par de días más en el valle, así pues como esto se trata de escalar al fin y al cabo, pusimos rumbo a tierras Suizas, precisamente a Sanetsch, aprovechando que allí se encontraba una buena tropa de "italian people" colegas de Jorge.
A simple vista y desde el parquing el muro parecía uno mas...pero cuando tocamos esa roca velcro flipamos, incluso nos planteamos si quedar allí unos cuantos días mas y que le diesen a las alpinadas...

Nombre de la ruta ¿? ni idea,
popurrí de varias

Calcareo de museo

Jorge gozándosela

Tomas Franchini en una vía vecina

Italian people: Fabio, Tomas, Philipp y Alex
Ahora si tocaban cornetas y nos presentábamos a filas...la idea principal era colar a la parte italiana vertiente sur del Mont Blanc, precisamente a escalar ese granito rojo de ensueño del Brouillard...Jorge insistió una y otra vez en la importancia de aclimatar antes, pero cabezón de mi y pensando que si aclimataba me perdía la brecha de buen tiempo lo convencí para subir del tirón a la cabaña de Eccles, resultado...cebollazo!!, me tuve que saltar la primera jornada de escalada porque parecía que me estaban aprisionando la cabeza con unas pinzas hidráulicas, suerte que se nos unió el Trentino Tomas y no dejé tirado a Jorge. Ese día lo dediqué a secarme la baba viendo desde el refu como estos dos cabr.... se las gozaban en la Gabarrou-Longe.
El plan para el siguiente día estaba claro, hacer cumbre en el Mont Blanc...por que ruta?, después de debatirlo varias veces entre los tres, una de ellas se apiadaron de mi y me concedieron el honor de elegir, el enfermito los debió dar pena...como yo no había podido tocar ese granitaco rojizo, ellos a mi no me dieron ninguna pena y elegí la vía Bonatti que se encuentra tan solo unos pocos metros a la izquierda de la que ya habían echo ellos, jeje...
Pues a las cuatro de la madrugada abandonamos ese acogedor pedazo de hojalata y nos dirigimos al Pilar Rojo cargados de nuestros "pianos" como dice Jorge.
La ruta buenísima, si no fuese por los mochilones super disfrutable...pero es lo que hay!!
La arista larguísima, rota y perdedera...es decir, una arista!!
La cumbre, para mi muy especial, primera vez en el Mont Blanc y por ese rutón!!
Que decir que este día yo tampoco me encontraba al 100%, y de no ser por Jorge y Tomas que tiraron de mí como dos auténticos Guides jabatos que son no lo hubiese conseguido, y nos hubiese caído un vivaco a pelo en medio de la cresta...pero cambiamos esa noche la hojalata de Eccles por la de Valot.

Aprox de siete horas a Eccles

Aquí, o gestionas bien o la preparas...

Muy bien rodeado

Eccles y el Pilastro

Clásica Bonatti

Primeros metros de la
interminable cresta

Pocas cordadas por aquí

Descanso a mitad de cresterío

En llanta hacia el Mont Blanc

Cumbre!!

Descenso a Valot
Otra semanita quedaba por Cham y son varias las alternativas sobre la mesa...el Canto del Cisne del Eiger, la Caminando del Wendestoke, conocer el Ratikon, etc...todo apuntaba a que esa semana pasaríamos un poco menos de penurias, al final no sé porque ostias acabamos en Lexchaus mirando hacia la Norte de las Jorasses, bueno si lo sé...esas penurias nos molan!!
Este viaje iba la cosa de Guides...y es que quien con Guides se acuesta, con Guides se levanta, jeje...cambiamos al titán de Tomas por el no menos titán de David Pujol y pusimos rumbo a la Cassin de la Punta Walker.
La tarde de la aproximación transcurría dentro de la normalidad, ya estábamos en el refu de Lexchaus y se desataba la anunciada tormenta de la tarde...ésta pasó, pero tan pronto como dejó de jarrear y granizar comenzó a escucharse el típico sonido de las turbinas del helicóptero, tan familiar por estas tierras. Tras unos momentos de confusión...que si van a dar una vuelta de reconocimiento, que si vienen a traer víveres al refu, que si van a por alguien a otra vía distinta de la nuestra de mañana, etc...lo que fuese menos lo que en realidad era, una cordada que se encontraba en la Walker pidió el rescate, al parecer porque tras la tormenta comenzó a caer una lluvia de piedras que los impedía por completo seguir escalando, por suerte sin lamentar nada. Ahora que? al día siguiente daban exactamente el mismo riesgo de tormentas, y no apetecía nada verse en otra igual que los de la cordada de esa tarde...momentos de dudas y de confusión, leer y releer el parte meteorológico, plan b en las rapelables Petit Jorasses y...unos Génépi por favor!!
A la una de la madrugada sonó el despertador y volvíamos a cenar por segunda vez, a las dos estábamos en el glaciar sorteando grietas, a las cuatro ensamblando toda la primera parte de la vía y a las seis de la tarde en la cumbre de las Jorasses.
Una jornada maratoniana cruzando en todo momento los dedos para que el cielo no se desplomase hasta que alcanzásemos el top, luego podían caer ya martillos...

Mer de Glace

Glaciar Lexchaus y Envers d´Aguilles

uy!

Buscando el gran recorrido

Dudas...

Guapo balcón

Buscando el "punto debole"

Uno de los crux, diedro de 75 metros

Jorge y yo en el diedro

Una vía de GPS

Condiciones chechenas

David en los metros finales

Ahora si podia llover

Un día me comeré el carton del leofilizado,
que hambre joder!!

Descenso vertiente italiana

Con el mítico Franco Perlotto, en
el acogedor refugio Boccalatte